Publicidad

Pubicidad

CARLOS CONDORI CASTILLO (al extremo izquierdo), es en el periodismo local una voz con amplia credibilidad en temas sociales, políticos, históricos. Sus estudios universitarios en la especialidad de Antropología, sus trabajos de campo, viajes, lo han hecho conocedor de la  realidad peruana y sus dolorosas contradicciones.

Su innata capacidad para observar minuciosamente los hechos, su paciente vocación por analizarlos y llegar a correctas conclusiones hacen que su voz sea escuchada y aceptada.

Por eso y mucho más se le pidió, que leyendo CHIRAPA WIQI, con la suficiente anticipación lo relacionara con la cosmogonía andina que por estudios domina y ofreciera su comentario en la presentación.

Tenerlo como comentarista fue un honor.

Estas y otras opiniones adicionales las sostuvo con la  vehemencia del investigador y la sinceridad que da la  amistad: sin alfombras, ni flores, como mal acostumbran hacer los críticos literarios o poetas.

Para quienes no lo escucharon les facilitamos su discurso, como lo hicimos con el del presentador Urbano Muñoz en edición anterior, parea que valoren el libro y las ideas que suscitan.

PRIMERO.- Agradecer la invitación para ser partícipe de esta mesa que hará la presentación del libro ganador del Premio Nacional de Quechua otorgado por la Universidad Federico Villarreal de la ciudad de Lima, cuyo ganador es el profesor Antonio Sulca Effio, que precisamente constituye uno de los grandes baluartes de la intelectualidad quechua en nuestra región. Por otro lado, igual, destacar dos aspectos que me parecen fundamentales:

SEGUNDO.- Que este premio nacional, no hace sino ratificar el significado del quechua ayacuchano en el país y en Latinoamérica.

TERCERO.- El  premio para un ayacuchano de por sí, es un mérito trascendental.

CUARTO.-  Por otro lado, el sentido y el significado de que una Universidad como Federico Villarreal otorgando   un premio de esta magnitud,  no siendo una Universidad de la zona andina de nuestro país, sino de la capital de la República,  merece nuestro reconocimiento por tanto le expresamos al Mg. Dimas Arrieta que nos acompaña en la mesa, representando al Sr. Rector de la Universidad Nacional Federico Villarreal.

QUINTO.- Por otro lado debo aclarar que no soy un crítico literario, tampoco un poeta como tantos y excelentes,  los tenemos en esta sala, pero puedo decir, que soy conocedor del mundo andino, de su gente, de su vida, sus tristezas y sus esperanzas. La formación en la antropología y la vida relacionada al campo, nos da esta gran virtud.
 
Ingresando en tema, puedo destacar los siguientes aspectos.
 
1. Cultivar y emplear el quechua es una de las formas más altas de contribuir a la liberación de la cultura, como dice Baquerizo y está citado en el libro, me parece fundamental, sobre todo ahora en tiempos en que la inclusión se ha convertido en la palabra de moda.  Más aún cuando se habla de una crisis global, climática, en la que se produce el calentamiento en todo el orbe y que atenta contra personas y culturas. Pero también una crisis alimentaria, debido a los escases de biocombustibles y el alza general de los precios, que tiene que ver con la seguridad alimentaria de los pueblos, de las naciones. Por otro lado, el agotamiento de combustibles fósiles y el agua. En un contexto así, que no es simplemente, lo que siempre hemos tenido, crisis económica, social, política, sino una crisis global.

Y en consecuencia, en este contexto, qué sentido tiene el quechua, su valor, su riqueza liberadora, totalmente asociada a nuestras culturas. Un tema para ponerle la mayor atención del caso.

2. Siempre he tenido una preocupación que lo traduzco en una interrogante, es igual narrar el mundo andino, con todas sus vicisitudes, su cultura en quechua o en español o como dice José María Arguedas en cristiano o en indio. Esto es de particular importancia, cuando a todos los ojos y todos los conceptos, no hay idioma, no hay lengua, sin espacio social y cultural. Y entonces, una novela, un poema escrito, desde una lengua para una lengua, desde una cultura, para una cultura, tiene una dimensión absolutamente mayor, que cualquier otra, escrita, traducida para un mundo diferente, diverso. El lector podrá imaginarse, acompañar, pero no vivirla propiamente.

3. Ahora, ingresando a la propia producción de Chirapa Wiqi, las referencias son a la luciérnaga, el río, el retorno, pillpintu, los sapos, las culebras, las espinas, los killinchus. Una referencia a la naturaleza y a los sentimientos humanos, hacia otros humanos que en el mundo de hoy, está en crisis y se produce todo un proceso de retorno. Pero también al pasado: las calles empedradas, los campanarios, los portones, los perros ladrando. En estos tiempos llamado de modernidad o post modernidad por otros, no nos podríamos imaginar un perro ladrando en el desarrollo pleno de su naturaleza animal, sino simplemente como mascotas, precisamente “educados” para no ladrar, porque las libertades más pequeñas, más constreñidas.

Esto quiere decir, que esta producción reproduce un tiempo, un espacio determinado, concreto y particular.

4. Otro aspectos básico y fundamental, es la riqueza del quechua. Cuántas expresiones las tenemos, pero cuánto se conoce y cuánto se usa. Hay términos distintos, de los que puede destacar, Puywa, puywaniymi; qarawi; qarawiq, Musquy (sueño),  kulli (morado), awqaq (enemigo), qumir que puede enriquecer el quechua y comunicar mejor. Esto sobre todo, cuando actualmente, mucha gente cree que ya no es necesario saber quechua. Todo está mezclado con el español y por tanto es fácil de entender señalan y, esto nos lleva a otro tema, el quechuañol. Todo mezclado, el español y también el quechua., situación que incluso para normalizarse en muchos espacios. Entonces, es fácil  escuchar de los propios profesores, “Emprestenme atención” “Espero que haygan aprendido” “Venguen muchachos” “En aquí tengo una moneda”.

Cuanto todo esto ocurre, tenemos un quechua que no se usa y no se desarrolla en toda su plenitud. Entonces, hay mucho, muchísimo que hacer.

5. La traducción entre una lengua y otra no será nunca la misma. La traducción literal, no tiene sentido, por cuanto una producción está inscrita en una sociedad, en una cultura. Así waqcha kay, puede también ser entendido como  tuqu muqu o uchku siki. Ingratitud, como iskay sunqu, cuando en verdad su traducción literal sería otra. En consecuencia, el poema, en su verdadera dimensión y todo su sentido, sólo puede ser  entendido por nosotros, los quechua hablantes o indígena pensantes, como empiezan a hablar mucha gente sobre todo de la academia.

6. Existen también otras dimensiones, que tienen que ser entendidas en la lógica y la propia racionalidad andina. Se habla por ejemplo del Apu razuhuillca como protección, para ser protegido, pero que dice luego, “los que nos odian me quieren matar” (a ti y a mí). Dónde hay esto. En el mundo andino donde todo vive y con todo reciproca, se comunica en el sentido verdadero de la palabra, se expresa y se recibe otra expresión en respuesta. Esa respuesta, normalmente no es ni podría ser igual, pero tendrá una manifestación diversa, que iría desde los sueños, hasta la producción del año.

7. Pero, pese a todo lo que podemos decir, todos dicen que el quechua se muere. Que es el curso irremediable de la vida. Sin embargo, ahora podemos estar aquí, hablando e incluso pensando en quechua, pero antes, cuando mucho más personas, hablaban quechua, su uso estaba prohibido en muchos espacios. Mi madre nos prohibía hablar en quechua porque seríamos tipificados de “quechuistas”. Nos caía un palazo a una sola palabra en quechua. Y entonces, cómo entender este proceso. ¿Se muere el quechua o se vivifica más?. Lo cierto es que numéricamente somos menos los quechua hablantes, mi hijo mayor entiende el quechua, pero no se comunica en quechua; mi hija menor ya no entiende el quechua y, por supuesto, menos se comunica. Ese es un doble proceso que tiene que ser entendido en su verdadera dimensión, sobre todo si se habla de inclusión. Y esto nos lleva a otro punto.

8. ¿Podrá haber inclusiones en nuestros países, (igual derecho, igual desarrollo de habilidades, iguales oportunidades), sin considerar seriamente el quechua? Y esto tiene que ver con nuestras universidades y otros espacios sociales, políticos, culturales que tengan que ver con el mundo andino, el quechua. Esto por cierto, es está muy lejos de la moda de aparecer como indígenas en el mundo y vender “sebo de culebra” y hasta convertirse en maestros del “pagapu”, luego de simplemente ver, copiar e imitar un ritual. Inclusión en estas condiciones está necesariamente articulada a la cultura, a la lengua, sin su desarrollo, la inclusión será simplemente una buena frase, un buen deseo.

9. Todo esto sin embargo, no sólo está en el Estado, sino sobre todo en la vida misma que está aquí, en su gente. Qué importancia  y trascendencia  tendría todo esto, si por ejemplo lo presentáramos en lugares como Quispillaqta, Chuschi u otros más lejanos como Iquicha, Uchuraccay, Putis, Tircos, Sanabamba. Cada ciudadano andino, encontraría su propio valor, su propia trascendencia y con toda seguridad, despertaría su actoría, para lograr un espacio o mayores espacios para su desarrollo. Cada uno se identificaría, como una sociedad, una comunidad, que vive, que siente, que trasciende y que es “algo”, en la construcción de una sociedad con futuro.

Muchas gracias.
 
Disquisiciones antropológicas de Carlos que nos  muestra la dolorosa convicción de que somos un pueblo al que sistemáticamente le están asesinando su identidad nacional que debería empezar a forjarse  o reforzar  en los pobladores el orgullo de ser peruanos con historia y tradición enseñada y aprendida desde los jardines de infancia, los hogares, instituciones educativas, los medios de comunicación en la lengua, rica y hermosa que nos legaron nuestros ancestros Wari e Inca

Tarea que no se emprenderá mientras seamos súbditos, siervos o pongos del dólar y el euro con gobernantes que regalan nuestros recursos a países imperialistas o no lo protegen de la voracidad de los vecinos.

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments