Publicidad

Pubicidad

Hay hechos reales que ocurren a veces delante de nuestras narices que no lo vemos; otras que ocurren en otros pueblos que únicamente vemos los afortunados con acceso al internet y parecen arrancados de una novela de terror o administrado realmente por un gorila «salvador».
Éste que reproducimos es tan real que la sangre derramada ha salpicado nuestro teclado, nosotros quisieramos titularlo ¡ACHACHAW! pero el e-mail titula ¿Tendremos el valor de hacerlo?  y dice:
 
Un militar con mano de hierro tomó el mando de Singapur. En seis meses, de cerca de 500 mil presos sólo quedaban 50. Todos los demás (criminales confesos) fueron fusilados. Toda figura pública corrupta (políticos, policías, etc.) fue fusilada (existían millares de pruebas en su contra). Todos los  empresarios ladrones fueron fusilados o huyeron rápidamente del país. La multitud de drogadictos, que dormía en las calles, huyó a Malasia para no tener que trabajar o ser fusilados.
Había un mensaje en la televisión donde el nuevo gobierno advirtió que el país tenía cáncer y que la única solución era extirparlo. Al igual que, si algún familiar debía ser extirpado, se entendería que era un cáncer para la nación.
Después de haber hecho toda la limpieza en el país, se reorganizó el sistema político, judicial y penal y el militar convocó a elecciones libres y se postuló como candidato a la presidencia. Ganó las elecciones con el 100% de los votos.
Hoy en día, Singapur es uno de los países más seguros para vivir, y uno de los más desarrollados y más seguro que los arrogantes Estados Unidos, Gran Bretaña o Israel.
Al aterrizar en Singapur, el documento de desembarque tiene una leyenda de «muerte» bastante grande en rojo y una explicación de la pena de muerte por posesión de drogas o cualquier fármaco. Con cero tolerancia de drogas, el sujeto es fusilado o condenado a cadena perpetua con trabajos forzados.
Un surfista brasileño intentó ingresar a Singapur con una tabla de surf llena de cocaína. Obviamente encontró su propia muerte. La  madre del joven traficante de drogas apareció en la televisión brasileña pidiendo al presidente Lula que intercediera por su hijo pero no tuvo éxito. Ni la madre ni Lula ni las protestas impidieron el cumplimiento de la ley.
En los hoteles, en las «Guías de la Ciudad» hay una página que explica que la policía de Singapur garantiza la integridad física de cualquier mujer durante 24 horas al día pues en la antigua Singapur, sin ley ni orden, las mujeres que salían solas eran violadas o asesinadas.
Masticar chicle está prohibido en Singapur por el simple hecho de que después se lanza a las aceras de la ciudad. No es posible distribuir volantes; solamente pueden colgarse dentro de las tiendas y no se pueden entregar a los clientes pues resulta en una multa cara.
El año pasado, la  secretaria de un amigo local que estaba haciendo un trabajo allí, fue perseguida por la policía desde su casa al trabajo. Cuando llegó al trabajo, la policía le hizo una señal para detenerla. Uno de los policías llegó a la ventana de su coche y le dijo: «Como usted sabe señora, estamos haciendo una campaña de civismo en el tránsito. Los infractores reciben una multa y damos bonificaciones a los que se conducen correctamente. Durante todo el trayecto, la señora no cometió ningún delito. El policía la felicitó y le dio un cheque por 100 dólares de Singapur (equivalente a aproximadamente US$ 78) y pidió a la señora que firmara el documento de recibo.
No dicen quién es el que convirtió a Singapur en un paraíso terrenal donde turistas y pueblo viven en toda la acepción de la palabra. Tampoco dicen cuál es el trato que dan a los periodistas que informan de balas que asesinan, cadenas que ahorcan o trabajos que matan.
Estuve animado a correr al primer aeropuerto para embarcarme rumbo a ese paraíso; pero pensándolo bien, parece que a nuestro país le falta  un poquito  aún para justificar que un nuevo gorila cure con la muerte a todo  lo que huela a cáncer.

¿Parece ficción, no?, pero el artículo reproducido da cuenta de hechos reales, que motivan tal vez un comentario, que de ser así, lo reservamos para otra oportunidad.
Paqarinkama, hasta mañana miércoles.

Nota del Editor:
Según Wikipedia, la República de Singapur (en inglés: Republic of Singapore) es una isla y ciudad-estado situada al sur del Estado de Johor en la Península de Malasia y al norte de las islas Riau de Indonesia, separada de éstas por un estrecho. Con 707,1 km², es el país más pequeño del Sudeste de Asia. Singapur es el cuarto centro financiero más importante del mundo, y juega un papel preponderante en el comercio internacional y la economía mundial. Además, es el segundo país con más densidad de población en el mundo, después de Mónaco.
En sánscrito singha significa león, y pura, ciudad, por lo que Singapur se traduce por ‘‘ciudad de los leones’’.

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments