Publicidad

Pubicidad

Adiós pueblo de Ayacucho
Perlaschallay
Ripuqtaña qawariway
Perlaschallay
Pero amam waqankichu
Perlaschallay
Ripuqtaña qawawaspa (bis) 

 

 

‘‘Chobi’:
El lunes de esta semana se cumplieron exactamente cuatro años de tus exequias, cuatro años del último adiós que te alcanzaban familiares y amigos.
Aquel 01 de octubre del 2008 recordaba a nuestros lectores que antes de partir a mejor vida habías sufrido la pérdida de tu hijo y tu hermano al tomar la delantera sólo meses antes, por lo que te dolían los ojos de tanto llorar y porque contenías ese puquial de lágrimas que guardabas celosamente en el pecho.

 También di cuenta ‘‘Chobi’’ que estando en tu lecho de enfermo no brotaban de tus labios ni acusaciones, ni quejas, sino preguntas que urgían respuestas: ¿qué hacían, dónde y con quiénes estaban los amigos que hacía buen tiempo no los veías?.

 Permíteme ahora recordarte una vez más ‘‘Chobi’’ unos versos que hacen sangrar las palabras hasta la lisura  porque dicen verdades sufridas  por  artistas del pueblo, como ese anónimo escritor que poéticamente maldijo a la vida, cuando la soledad habría zanjas oscuras en sus solitarios y enfermos días: 

 

En este mercado donde se compran honores,
familiares, voluntades, conciencias…
¿Amigos? es mentira, no hay amigos;
amigos complacientes sólo tienen
los que disfrutan de ventura y calma;
pero aquellos que como a nosotros,
abate el infortunio, sólo tenemos
tristezas en el alma         
si estamos bien de salud,
nos tratan con cariño,
nos buscan...nos invitan…
nos adulan…y nos endiosan
Pero si enfermamos,
francamente, nos olvidan.

Yo no vi florecer rocío en tus ojos; pero sentí, viví y compartí contigo y con Miguel Mancilla ¿recuerdas? ese dolor, esa angustia de sufrir una llaga de ingratitud y, acaso de envidia o celo de amigos que tildaran como plagio tu premonitorio huayno y te negara merecida consagración en esta tierra a la que adorabas. Ese cantar de esa noche en TESELO con acento de rabia contenida, ese acariciar a tu engreída guitarra hasta hacerla sangrar de dulzura decían verdades que tus labios ocultaban pero que tu alma grande, de verdadero artista denunciaba a su modo. Así eras de inofensivo, de sencillo y cortés, virtudes que adornan sólo a verdaderos artistas cuya sensibilidad hace perdonar ofensas, ingratitudes, traiciones con una compasiva sonrisa.

Esta y más cosas quise decirte para que en el recorrido que emprendiste hacia el altar que te esperaba vayas recordando a quien sólo fuera amigo tuyo en ese Atril de Jurado Calificador en concursos de música, danzas, canciones, donde tu gran estatura de compositor e intérprete, bastaban para callar inclusive ofensas de madres cuyos hijitos no habían sido preparados para perder y cuyas ofensas te hacían sonreír mientras disfrutabas de una gaseosa, a sabiendas que te asesinaba pero que no podíamos ni evitar, ni quitarte sin herir tu derecho a vivir con tus gustos porque, decías, si tarde o temprano tendrías que irte sería mejor que lo hicieras con el estómago agradecido y la garganta humedecida por una rica Inka Cola.

Ahora que estás en el Parnaso junto a los artistas del pueblo que te antecedieron abraza a mi nombre al ‘‘Tunquchu’’ Paredes, a los hermanos ‘‘Cacho’’ Córdova, ‘‘Satuku’’ Almonacid, ‘‘Chipi’’ Ríos, don ‘‘Goyo’’ Medina, Chipi Pareja,  mi tocayo ‘‘Sunqu Suwa’’ Antonio Sulca, ‘‘Quri Maki Pretell’’, ‘‘Plaq’’ Amílcar Gamarra, al ‘‘Mestizo’’ Carlos Flores, a los hermanos ‘‘Ampu’’  Alberto y Antonio, al ‘‘Brujo’’ Rivera, al ‘‘Tinterillo’’ Vargas Gastelú, al ‘‘Ralich’’ Pancho de la Cruz, al ‘‘Sapan Qari’’ Felipe Calderón y a mi sobrino César Romero Martínez.
Ahhh, también a Don MANUEL JESÚS GÁLVEZ CARRILLO, cuyas exequias se desarrollaron hace dos años coincidentemente como la tuya: el primer día de octubre. El era el último sobreviviente del CENTRO CULTURAL HUAMANGA, quien como lo sostendrá mañana mi esposa en columna aparte ‘‘el cielo se vistió de gala presidida por la Virgen María, la señora  Elvira Morote Best, su amante esposa y los amigos reverendo padre Salvador Cavero, Arístides Gutiérrez, Moisés Cavero Caso -‘‘Chacra’’ Machu-, Manuel Bustamante, Víctor y Ernesto del Águila, Lucio Alvizuri y otros de su generación y ya allá forman un nuevo Circulo Cultural para desde ese cielo azul iluminar a su idolatrada Huamanga...’’.

Kunan ichaqa ripukuyña, karuraqmi purinayki, miskitaraqmi takinayki, piña para qapisuptiki, qatun lluqlla qarkasuptiki, aqachayta upiyaykuspa, kukachayta akuykuspa samaykuy, achikyayta suyaspa musuq patamanta

puririnaykipaq.
Panteón punku, fierro rejilla
Punkuchaykita kichaykapuway
Tayta mamanwan tinkuykunampaq
Punkuchaykita kichaykapuway
Kuyaqninku chaskiykunampaq. (bis). 

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments