Publicidad

Pubicidad

Es tarea del periodismo en un pueblo como el nuestro, poner a su alcance temas a los que no puede acceder por diversos motivos que hoy no es oportuno dilucidar.

 ¡Achachaw!: La wañuy (I)

(¡Qué miedo: la muerte)

- La temprana partida de ‘‘Toño’’ Cisneros, que recién motivó un rosario de lamentos en diarios y revistas;

- El olvido a la tradicional reunión con nuestros muertos llamada ¡tullupallay! (recoger huesos de los que ya hacía tiempo se habían ido);

- El demorado final -de Hugo Chávez y Fidel Castro, ansiosamente esperados por sus adversarios políticos;  

- La cercanía a la gran borrachera con que celebramos en  el cementerio, la ausencia de nuestros seres queridos muertos,

- Las ensangrentadas informaciones que chorrean del televisor y páginas de los periódicos. Diariamente, informando  sobre muertes de inocentes; en carreteras y calles de las ciudades;

- La parca, esperándonos a la vuelta de cualquier esquina, removió nuestras preocupaciones a deslindar, de una vez por todas:

1.- qué es la muerte

2.- por qué la esperan ‘‘como el remedio cabal’’

3.- o se le tiene terror y para que se vaya de largo se   encierran con siete candados en un padrenuestro.

Para no meternos en los intrincados terrenos de la filosofía  y buscar allí las respuestas, a lo Sócrates, acudimos a distintas personas:

a.- Un conocido médico andino (brujo) en Capillapata, ya allí le, preguntamos: ‘‘Qampaqimataq wañuy’’ (¿Para ti qué es la muerte?) y sin meditar, ni hacerse problemas con toda naturalidad contestó: «wañuyqa, manañarikchanapaq miski puñuymi» (la muerte es un dulce sueño del que ya no se despierta)

Cuando sentados en una banca de la acogedora placita de San Juan Bautista, admirados aun, saboreábamos la sabia y breve respuesta de un campesino, médico andino…

b.- Vimos a un  biólogo, vecino del Jr. Dos de Mayo, prestigioso en su especialidad, que se dirigía a su domicilio, le llamamos y le aventamos la misma pregunta pero ya en español. Rebuscó unos minutos la respuesta en su memoria, pidiendo ayuda al cielo, en la mano un vaso de heladita ‘‘chela’’ para contrastar el asesino calor del mediodía y calmadamente dijo:

‘‘La muerte es un estado terminal que consiste en la extinción del proceso homeostático de un ser vivo y que  concluye con el fin de la vida’’. Un sorbo todavía más largo y agregó con pausas:

‘‘El proceso de fallecimiento -aunque ya está definido en algunas de sus fases desde el punto de vista neurofisiológico, bioquímico y médico…otro sorbo…’’…aún no lo está desde el punto de vista  termodinámico y neurológico…’’, otro sorbo… ‘‘y existen discrepancias científicas al respecto…’’, se le acabó la ‘‘chela’’, y finalmente… ‘‘no se ha definido científicamente en qué parte del proceso está el umbral en que se pasa de la vida a la muerte…’’.

Ud. lector amable ¿ya sabe ahora qué es la muerte?... Nosotros… tampoco.

c.- Somos duros de roer y no nos dejamos vencer fácilmente; encorajinados nos dirigimos hacia la casa del compinche de la muerte: un pariente médico (y de yapita, político).

En su bonita pero nada lujosa salita, mirándonos fijamente a los ojos nos dijo...

(>>> Continuará >>>)

Paqarinkama, hasta mañana martes

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments