Publicidad

Pubicidad

En “La Voz” de Huamanga, Diario y Radio, sin tomar partido por quienes desengañados de la vida saltan a los brazos de la muerte o de los otros que gozando de vida y juventud se la juegan sólo porque una deficiente formación cultural y un pequeño desengaño o fracaso le hace apretar el gatillo o tragar un pomo de somníferos.

¿Cobardía? ¿Valentía? La lectura de nuestras editoriales últimas le orientará a calificar cada suicidio en su real dimensión y enseñará a amar la vida que con todas sus mezquindades vale la pena vivirla.

(… Continuación...) Pero (agregó el otro curita, metiche, que estaba a su lado); “dependiendo de,  si conoció y reconoció a Jesucristo como a su Dios y salvador, se va entonces a un lugar de reposo, a la espera de la segunda venida de Jesucristo: los otros, quienes no reconocieron a Jesús como su Señor y Salvador deberán presentarse en el Juicio Final a rendir cuentas de qué hicieron con su vida.

f.- Según la religión cristiana mormona: “El espíritu que abandona el cuerpo es semejante en apariencia al que deja en estado carnal, pero en su forma más joven. Los conocimientos adquiridos, la apariencia física se conservan pero en un estado de perfección intangible para este mundo y más puro.

g.- Para los Testigos de Jehová, la gran mayoría de los muertos se encuentran en un estado de inconsciencia absoluta y sospechan que incluso, ni el Rey David ascendió a los cielo, creen que cuando la "nueva tierra" se encuentre establecida bajo el reinado milenario de Cristo, la resurrección -tanto de Justos como de los Injustos- se llevará a cabo en todo el globo, y es allí donde serán juzgados según sus obras realizadas durante el milenio, los que obren mal a la muerte eterna (Muerte sin esperanza de resurrección) y los que obraron  bien,  a la vida eterna en un paraíso Creen. También que  los 144.000 "ungidos por el espíritu santo" que, al fallecer van al cielo para ser reyes y sacerdotes y gobernar con Cristo “Sobre la Tierra”. Aseguran, además,  que "la muerte será reducida a nada.".

h.- De los otros: apóstatas, libre pensadores, ateos, literatos, que sobre la muerte,  sanitos y coleando todavía,  recogimos estas ideas que  agrupadas,  porque todos son harina del mismo costal, las ponemos en su consideración:

- El materialista.- “La muerte es un festín para los gusanos que se banquetean con la materia viva como hacen hoy los ricos con los pobres”.

El ateo irreversible.- “Por simple sentido común no tengo religión y no creo ni necesito ningún dio, ni a Obama por tanto, no le temo a la muerte que venga cuando quiera y donde sea”.

El analista o politólogo.- Todo cambia de acuerdo a quien tiene la sartén por el mango. Si Cristo hubiese sido ajusticiado en nuestros días, sus  seguidores llevarían una sillita eléctrica en lugar de una cruz en la cadenita de oro que embellece su cuello.

El científico.- Si los dioses son tan frágiles que pueden ser asesinados con un atisbo de ciencia y una pequeña dosis de razonamiento lógico, la muerte también lo puede ser con un tincón.

El artista plástico.- Es una bella modelo que vende; pero que todavía no quiero que me llame.

El literato.- Así como el mito es una religión en la que ya nadie cree, así la muerte, es una musa a la que se quiere pero verla de lejos. La poesía la ha vencido en varias batallas, inmortalizando a varios poetas en cada nación.

Vía para conocerlos mejor. Les traemos lo dicho por algunas personalidades:

El sociólogo.- A mí no me desvela el saber qué es la muerte porque el último cristiano murió en la cruz. Y desde la edad de piedra hasta esta edad del Euro y el dólar, los seres humanos viven sin  dioses, pero éstos son tan frágiles que no pueden existir sin explotadores que se aprovechan de ellos para beneficio propio.

El harawiq (poeta andino).- “Wañuyqa, manañarikcharinapaq miski puñukuymi, hinaptinqa Tayta intichiki munaspanqa rikchaykachiwaspa apakuwanqa, manapas, imataqukuwan”(la muerte es un plácido sueño del que ya no se despierta, entonces, el dios Inti, si quiere me despertará y llevará , o tal vez no,  me tiene sin cuidado)

i.- Las últimas palabras que se dicen minutos antes de la muerte sirven a los que se quedan para conocerlas mejor.

a.“Está bien me pondré un abrigo”… Martin Luther King.

b. “Habrán guerras, hay que prepararse”… Máximo Gorki

c. “Que preparen mi traje de cisne”… Ana Pavlova

d. “No debí cambiar mi wiskhya los martinis”... Humprey Bogart

e. “Qué disgusto le voy a dar a mi madre”... Manolete

f.- "No te olvides de pagarle a Asclepio, le debemos un gallo...”...Sócrates

g. "¡Mierda!"...Walt Witman

h. "Apaguen la luz"... Teodoro Roosevelt

i. “!Carajo! ¡Un balazo!”...Antonio José de Sucre

j.  "Esto es absurdo"...Sigmond Freud

j.  "Sé que ha venido a matarme ¡Dispara!”…Che Guevara”

No somos personalidades; pero acaso debiéramos estar pensando  con qué frase nos despediremos de este mundo cruel. Nos envía y lo publicamos.

Paqarinkama, hasta mañana jueves

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments