Publicidad

Pubicidad

Dos Obispos del Perú participan desde ayer domingo en Roma como representantes del Episcopado Peruano en la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que se extenderá hasta el 28 de este mes, y que contará con la presencia del Papa Benedicto XVI.

Se trata de Monseñor Salvador Piñeiro García Calderón, Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), y de Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM., Arzobispo Metropolitano de Trujillo, ex Pdte. de la CEP.

APERTURA DEL “AÑO DE LA FE”

Un momento importante en el Sínodo estuvo marcado por la apertura del “Año de la Fe”, que comenzará este 11 de octubre y concluirá el 24 de noviembre de 2013, Solemnidad de Cristo Rey del Universo.

Este año especial fue convocado por el Santo Padre, considerando que, transcurrido medio siglo desde la apertura del Concilio, vinculada a la feliz memoria del beato Papa Juan XXIII, convenía destacar la belleza y la centralidad de la fe, la exigencia de reforzarla y profundizarla a nivel personal y comunitario.

“LA NUEVA EVANGELIZACIÓN…”

La XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, teiene como tema: “La Nueva Evangelización para la transmisión de la Fe Cristiana”, cuya convocatoria tuvo lugar en un momento particularmente significativo para la Iglesia Católica, ya que durante su desarrollo se celebrará, en efecto, el 50º aniversario de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II, el 20º aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica y se abrirá el Año de la Fe, convocado por el Papa Benedicto XVI. Por lo tanto, el Sínodo será una ocasión propicia para poner en evidencia la necesidad de conversión y la exigencia de santidad que todos estos aniversarios estimulan.

URGENCIA DEL ENCUENTRO

Mucho se ha subrayado sobre la urgencia de un encuentro de todos, para evaluar cómo la Iglesia vive hoy su originaria vocación evangelizadora, frente a los desafíos con los cuales está llamada a confrontarse. Muchas Iglesias particulares, así como diversas Conferencias Episcopales y Sínodos de las Iglesias Orientales se encuentran actualmente empeñados, en un proceso de verificación de las propias prácticas del anuncio y del testimonio de la fe.

Las respuestas ofrecieron una lista abundante de iniciativas. En varias Iglesias particulares se escribieron documentos y se pensaron proyectos pastorales, se imaginaron iniciativas de sensibilización y de sostén, se crearon centros de formación para cristianos llamados a comprometerse en estos proyectos.

Frente a estas iniciativas, la convocación sinodal fue vista como una ocasión propicia para crear un momento unitario y católico de escucha, de discernimiento y, sobre todo, para dar unidad a las opciones que han de hacerse. Se espera que esta Asamblea sinodal sea un evento que pueda infundir energías a las comunidades cristianas y pueda ofrecer también respuestas concretas a las múltiples exigencias que surgen hoy en la Iglesia respecto a su capacidad de evangelizar.

REANIMAR EL FERVOR DE LA FE

La convocatoria al Sínodo sobre la nueva evangelización y la transmisión de la fe se ubica dentro de esta voluntad de reanimar el fervor de la fe y el testimonio de los cristianos y de sus comunidades.

La decisión de concentrar la reflexión sinodal en este tema es, en efecto, un elemento que será considerado dentro de un plan unitario, cuyas etapas recientes son la creación de un dicasterio para la promoción de la nueva evangelización y la convocación del Año de la Fe.

Por lo tanto, se espera que a partir de la celebración del Sínodo crezcan en la Iglesia el coraje y las energías a favor de una nueva evangelización, que lleve a redescubrir la alegría de creer, y ayude a encontrar nuevamente entusiasmo en la comunicación de la fe.

(David Fernando Cruz Chumbe / F: Conferencia Episcopal Peruana -CEP-)

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments